¡Que pena!

Aunque parezca increíble perdimos tres puntos que siempre fueron nuestro. El Cova no supo guardar la renta de dos goles que tenía a su favor a falta de 15 minutos y recibió un jarro de agua fría en el último segundo encajando el tercer tanto. Es duro perder en el último segundo cuando tienes la victoria en la mano durante todo el partido, pero seguro que hoy se aprendió algo y es que hasta el pitido final siempre hay fútbol. No hay que hundirse, formamos un buen grupo y vamos a hacer una gran temporada.

Deja una respuesta